Uno de los varietales protagonistas de los afamados blends de Burdeos es el Cabernet Franc. Este varietal, si bien goza de menor popularidad que su descendiente “salvaje”, el Cabernet Sauvignon, cuenta con un excelente potencial tanto en vinos de corte como en varietales. Con prestigio en alza en nuestro país, se perfila como el sucesor de los íconos Malbec y Bonarda, razón por la cual Bodega Vistalba apuesta al Cabernet Franc y se suma a esta tendencia.

Untitled design (24)

La cepa franca

Oriunda de la región de Libournais, en el suroeste francés, esta uva de noble cuna es actualmente cultivada en la mayor parte de los países vitivinícolas. En Argentina, el Cabernet Franc ha ganado terreno en los últimos años como componente de blends premium. Hoy existen alrededor de 700 hectáreas de viñedos de esta variedad en el país, concentradas principalmente en las zonas mendocinas de Luján de Cuyo y el Valle de Uco.

El Cabernet Franc, que en una cruza natural con el Sauvignon Blanc dio origen al tinto más afamado de la familia, posee cualidades que han prestado a confusión durante mucho tiempo. Con el Carmenere, por ejemplo, comparte las notas vegetales, con aromas a pimiento verde. En el mundo, el Cabernet Franc es un compañero ideal de blends, gracias a su aporte de acentos herbáceos, tabaco y especias. A nivel local, en este sentido es un gran aliado del Malbec.

Bodega Vistalba se suma al desafío

Alejandro Cánovas

El proyecto de incorporar Cabernet Franc a sus blends, se concretó en el año 2015, cuando a modo de ensayo se implantó media hectárea de este varietal en la Finca Vistalba. Alejandro Cánovas, primer enólogo de la bodega, destacó el significativo grado de homogeneidad del viñedo y se muestra muy optimista con los resultados alcanzados hasta el momento. “Se trata de un varietal que compone excelentes blends con Malbec. En nuestro caso, tenemos mucho entusiasmo en comenzar a trabajar en los nuevos cortes pero tenemos que esperar todavía un año para que la producción esté lista”. Con respecto al cuidado del viñedo, Alejandro afirma que hay que prestarle especial atención, así como al punto de cosecha, ya que algún descuido puede provocar un excesivo e indeseado carácter vegetal.

La producción estará lista en el año 2017, cuando comenzarán las pruebas para incluir el Cabernet Franc en uno de los blends de la bodega. Una vez finalizados los ensayos, restará definir si este varietal se sumará a Vistalba Corte A, B ó C. Para el nuevo corte que incorpore Cabernet Franc habrá que esperar un poco más, ya que estará disponible en el mercado en el año 2018.

El Cabernet Franc en la copa

De bayas pequeñas, piel azul muy oscura y fina, el abanico de aromas del Cabernet Franc incluye frutos rojos, pimiento verde, grafito y regaliz, entre otros. Ciruela, frutas rojas y negras son algunas de sus notas de cata. El Cabernet Franc en la copa muestra un color rojo no muy intenso, con cuerpo medio, taninos suaves y acidez moderada. Uno de sus principales aportes como integrante de un blend es que cuenta con la capacidad de atenuar caracteres impetuosos de otros vinos. El Cabernet Franc marida perfectamente con carnes o verduras asadas, quesos y platos en base a hierbas aromáticas, que resaltan sus notas herbáceas y vegetales.

Bodega Vistalba apuesta al Cabernet Franc

MENU

Bodega Vistalba – Vinos exclusivos de Mendoza, Argentina