La cepa Cabernet Sauvignon es el núcleo de todos los grandes vinos del mundo, desde Francia hasta el Líbano. Cimentó las bases de los vinos tintos más caros por su nobleza al envejecer. Por su frontalidad, su carácter atrapante y su linaje, es la preferida de los vinos de corte. Cabernet Sauvignon Sign On Post at the End of a Vineyard Row of Grapes.

Se cultiva en  todos los principales países productores de vino. La encontramos en una amplia gama de climas, desde el Valle de Okanagan de Canadá al Valle de Bekaa en el Líbano. El Cabernet Sauvignon fue reconocido internacionalmente a través de su protagonismo en los grandes vinos de Burdeos, donde se mezcla a menudo con Merlot y Cabernet Franc. Desde Francia, la uva se extendió por Europa y llegó al Nuevo Mundo donde encontró sitios para prosperar como Napa Valley, California; en la región de Coonawarra en Australia, y el Valle del Maipo en Chile. En nuestro país ocupa el tercer puesto en hectáreas cultivadas (15,76%  según datos del INV del 2013) y se encuentra en todas las rutas del vino.

Por su gran capacidad de adaptación a toda clase de climas, se considera al Cabernet Sauvignon el rey de las variedades tintas . En regiones como Burdeos, bajo la amenaza de mal tiempo durante la época de cosecha, se  suele recoger en forma temprana, dando por resultado vinos con marcada acidez, ásperos, con una fuerte presencia de taninos y con un potencial aroma herbáceo y sabor de pimiento verde sobre frutos rojos maduros. En las regiones donde la uva se expone a un exceso de calor y a una sobre maduración, hay una tendencia a que el vino pueda desarrollar sabores de grosellas negras, casis o mermeladas de frutos rojos, siempre con un retro sabor a pimientos que lo hacen tan característico.

Además de los niveles de madurez, los rendimientos de las cosechas también pueden tener una fuerte influencia en la calidad resultante y los sabores del vino. El fruto de la variedad Cabernet Sauvignon es propenso a los rendimientos vigorosos. Para reducirlos, los productores suelen practicar el raleo – la poda de los racimos de uvas poco después del envero -, conservando sólo los más funcionales para la producción.

Por su idoneidad, el Cabernet Sauvignon  es un cepaje que sorprende por su complejidad gustativa, su refinamiento y su capacidad de guarda. Complemento ideal para los vinos de corte que se construyen para ser añejados. Consigue la elegancia que otras no pueden dar y se retroalimentan con el carácter frutal que aportan las otras variedades.

En nuestro país, los vinos de esta cepa se caracterizan por un aroma primario a pimiento verde, disminuyendo en aquellos que provienen de zonas más cálidas. De todas maneras el aroma de estos varietales es mucho más complejo y va más allá de los simples herbáceos. Están los aromas de la fermentación y los evolutivos, conformando un bouquet complejo donde aparecen regaliz, casis, chocolate, ciruelas pasas. La crianza en barrica tiene un papel importante en el desarrollo de aromas a vainilla o tabaco.

Si quiere conocer alguno de los ejemplares que tiene gran potencial para dar, pruebe nuestro Tomero Cabernet Sauvignon 2014, un varietal con rica tipicidad. Frutal con trazos herbáceos, con taninos refinados y acidez equilibrada. Impecable, crecerá con el tiempo.

Como ejercicio siempre recomendado, les sugerimos probar diferentes orígenes, sistemas de vinificación y crianza. Y si de probar grandes tintos argentinos estamos hablando, deléitese con un Vistalba Corte A 2012, obtenido a partir de lo mejor de cada cosecha con gran capacidad de guarda.

MENU

Bodega Vistalba – Vinos exclusivos de Mendoza, Argentina