Descubrir las diferencias entre vinos o reconocer un vino por su sabor, su aroma o su complejidad son algunas de las habilidades que se desarrollan con la práctica periódica de catas. No es necesario ser un gran sommelier para conocer con profundidad el mundo vinícola. Lo importante es desarrollar las destrezas necesarias, disfrutar con cada copa de vino y tener el olfato y el paladar abierto a las sensaciones que el vino te transmitirá. ¿Comenzamos?

 

portrait of a couple tasting wine1º etapa: “Descubriendo el color”

Este es el primer paso para conocer en profundidad un vino. Nada más servir el vino en la copa y sobre un fondo blanco, que puede ser una servilleta o mantel, observaremos el color que se encierra “más allá” del obvio. Apreciaremos primero el brillo: un vino en buenas condiciones tendrá brillo y se verá “limpio”, mientras que un vino defectuoso se verá opaco o turbio. Pasemos a las notas de color: si es tinto ¿es color rojo ladrillo? ¿cereza? ¿negro café? en el caso de que sea blanco ¿ es casi amarillo, blanco o tira hacia tonos verdes? Estos matices nos ayudarán a percibir la “fuerza del vino”: un vino tinto de tonalidades oscuro tiende a ser más fuerte en su sabor, mientras que los blancos más viscosos son más dulces.

2º etapa: “La profundidad del aroma”

Para profundizar en el verdadero aroma del vino, necesitamos mover la copa alrededor de 10 segundos para que se evapore el alcohol y los aromas naturales tengan mayor protagonismo. Huela la copa en un primer contacto sin tomar excesiva cercanía ¿a qué le recuerda? ¿Hay olor a chocolate, tabaco o madera?

Pruebe a acercarse un poco más e introduzca la punta de la nariz en la copa ¿se confirman esos primeros aromas? Disfrute de la sensación y trate a través de ella de acercarse a los matices. Así, si usted descubrió un aroma frutal ¿sabría apreciar qué fruta es?.

No se preocupes si en las primeras catas este paso le resulta difícil, con el tiempo mejorará. Recuerde que la calidad de un vino también la define su aroma: cuanto más persista en nariz, mayor calidad tendrá.

3º etapa:” La revelación del sabor”

Ha llegado el mejor momento: ¡pruebe el vino!. Muévalo dentro de la boca, casi como si lo fueras a masticar. En este proceso el vino revelará todo su sabor en tres fases. En la primera impresión descubrirá la sensación del vino: su dulzura, acidez y contenido aromático. Lo ideal es que todas estas sensaciones vayan juntas y no haya una sensación predominante.

En la segunda fase, el vino se calentará en boca, y el retrogusto o bouquet, revelará sus aromas más intensos.

En la fase final, al tragar el vino, descubriremos cuánto tiempo tarda en disiparse su sabor y su ligereza. Igualmente hay aromas retronasales que pueden revelarse en este fase.

De cualquier modo, y tenga mayor o menor destreza en la cata, lo importante es disfrutar del vino y de las sensaciones, aromas y sabores que descubramos en el proceso.

Desde Vistalba le recordamos que las catas cuando son compartidas saben mejor. Por eso le invitamos a disfrutar de nuestras visitas con catas. Una oportunidad para descubrir con nosotros los secretos de nuestro trabajo y nuestros vinos, en un entorno incomparable.

MENU

Bodega Vistalba – Vinos exclusivos de Mendoza, Argentina