Como cada año, la vendimia 2016 fue recibida con gran expectativa por parte del equipo de Bodega Vistalba que, con extraordinario esfuerzo, hizo frente a una temporada de condiciones climáticas inusuales.

vendimia 2016

Una temporada diferente

La primavera 2015 tardó mucho más de lo habitual en llegar, lo que significó una larga espera para los habitantes de Mendoza, que aguardaban con cierta impaciencia la llegada de las cálidas jornadas, y de los turistas, que se encontraron con una postal diferente a la prometida “tierra del sol”.

Sin embargo, la fría primavera deja de ser anecdótica y cobra vital importancia cuando los cultivos están en riesgo. Así, la preocupación recayó sobre las consecuencias que el anómalo clima tendría sobre la cosecha del año.

viñedo

“El Niño”, contra todo pronóstico

Durante los meses de septiembre y octubre, los días grises se volvieron cotidianos e inusuales temperaturas de tan sólo un dígito irrumpieron en el termómetro de la provincia de Mendoza, acostumbrada a tibias y soleadas tardes primaverales durante los últimos meses del año.

El responsable de la inestable situación climatológica fue ni más ni menos que el fenómeno de “El Niño”. Este patrón climático que se presenta aproximadamente cada 7 años en la región oriental cercana a la línea ecuatorial del Pacífico, tiene una marcada influencia sobre las precipitaciones. En Mendoza, la corriente de El Niño fue la responsable de una primavera y verano atípicos, con clima altamente inestable y lluvias frecuentes. Esto determinó una laboriosa temporada para el equipo encargado del trabajo de campo en las fincas de la bodega, liderado por el ingeniero agrónomo Facundo Yazlli.

Afortunadamente, los brotes no tuvieron que soportar heladas gracias a que las temperaturas mínimas -a pesar de haber sido bajas- no disminuyeron por debajo de los cero grados. Por el contrario, el período de floración no fue ajeno a las temperaturas y sí encontró dificultades. Fue nuestro varietal emblema, el Malbec, el que más sufrió las consecuencias de la atípica primavera. Los racimos produjeron menor cantidad de bayas y la producción general de uva fue sensiblemente menor a la de años anteriores.

A su vez, la inusitada humedad que debieron soportar los viñedos trajo consigo la necesidad de realizar tratamientos adicionales. Facundo Yazlli comentó que se realizaron tratamientos preventivos con funguicidas orgánicos, para evitar temidas enfermedades de la vid como la peronóspera y la botritis, cuya incidencia aumenta con condiciones climáticas como la de la temporada en cuestión.

Por otro lado, las temperaturas máximas, igualmente menores a las esperadas, impactaron en la cantidad de azúcar de la uva, lo que determina el tenor alcohólico de los vinos. Sin embargo, no todas las consecuencias del clima fueron negativas. La baja concentración de azúcar permitió llegar al momento óptimo de la cosecha, sin necesidad de anticiparse. Esto significó una importante ventaja con respecto al año anterior, especialmente en las variedades destinadas a la elaboración de espumante, los vinos blancos y el Pinot Noir.

Vendimia 2016

Con la palabra experta de Facundo Yazlli y del enólogo Alejandro Cánovas, es posible vislumbrar los vinos que nacerán de la vendimia 2016.

En Finca Vistalba, el viñedo ubicado en Luján de Cuyo y en el que se cultivan las variedades tintas que dan vida a los blends de la bodega, los profesionales destacaron la excelente calidad obtenida en las uvas Bonarda. Así, auguran que el Bonarda 2016 es un firme candidato a integrar los cortes A y B de Vistalba. Adicionalmente, la cosecha permite entrever que los vinos de este año serán vibrantes y de excepcional frescura aromática.

Más al sur, en la Finca Don Antonio del Valle de Uco, los vinos blancos y las uvas destinadas a convertirse en base de espumantes llegaron a la bodega con una excelente acidez natural, lo que contribuirá a la producción de vinos vibrantes y frescos. Con respecto a los vinos tintos -comentan los expertos-, se ha logrado una magnífica expresión varietal en las grandes tintas, como el Cabernet Sauvignon y el Malbec. Igual suerte corrió el Pinot Noir, exhibiendo taninos sedosos y de buena concentración.

A pesar de un año de clima adverso, la vendimia 2016 promete excelentes vinos. Tan solo habrá que esperar a que una nueva partida de Tomero, Vistalba Corte y Progenie llegue a nuestras copas.

barricas

MENU

Bodega Vistalba – Vinos exclusivos de Mendoza, Argentina